Para algunas personas la primavera no sólo marca el comienzo de los días más largos y el disfrutar de un tiempo más cálido, sino que también marca el inicio de molestias y malestares debido a las alergias estacionales. ¿Pero qué son realmente estas alergias y qué le sucede a nuestro cuerpo cuando reacciona frente a un componente desencadenante, como una planta?

¿Qué son las alergias estacionales?

Las alergias estacionales son reacciones alérgicas que ocurren en ciertas épocas del año, generalmente durante la primavera, verano u otoño. Estas alergias son causadas por la exposición a alérgenos presentes en el aire, como el polen de árboles, césped, malezas o esporas de hongos que se liberan en el ambiente durante determinadas estaciones.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo durante una reacción alérgica?

Si una persona es alérgica al polen, por ejemplo, y está expuesta a este alérgeno, esto es lo que sucede durante la respuesta inmunitaria del cuerpo: después de la primera exposición del cuerpo al alérgeno, los glóbulos blancos producen anticuerpos, específicamente anticuerpos IgE, que preparan al sistema inmunitario para el próximo encuentro con ese mismo alérgeno. Esta primera exposición al polen no produce síntomas alérgicos externos, pero en el interior, los anticuerpos IgE se adhieren a los mastocitos. Los mastocitos son células que se pueden encontrar en el sistema respiratorio, el tubo digestivo y la piel.

Durante la segunda y posteriores exposiciones al polen, este alérgeno se combina con el anticuerpo IgE y libera sustancias químicas, como la histamina, en los mastocitos, produciendo así los síntomas de alergia nasal, ojos llorosos, estornudos, mucosidad, etc. 

¿Cómo gestionar las alergias estacionales?

Aunque las alergias estacionales pueden ser molestas, hay varias estrategias que pueden ayudar a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida durante esta época del año:

  • Evitar los desencadenantes: Intenta limitar la exposición al polen manteniendo las ventanas cerradas en días ventosos y evitando actividades al aire libre durante las horas de mayor concentración de polen.
  • Algunos medicamentos: Los antihistamínicos, descongestionantes y esteroides nasales pueden proporcionar alivio temporal de los síntomas. Siempre es importante consultar a un médico antes de comenzar cualquier tratamiento.

Así es, las alergias estacionales pueden convertir la temporada de primavera en un desafío para muchas personas, pero comprender cómo funciona el cuerpo durante una reacción alérgica y tomar medidas para reducir la exposición a los desencadenantes puede ayudar a minimizar los síntomas y a disfrutar más de esta época del año. Si experimentas síntomas de alergia, no dudes en consultar a un médico o un especialista en alergias para obtener orientación y tratamiento adecuados. 

¡Que esta primavera sea una temporada de renovación y bienestar para todos!